Biodigestor: la opción ideal para el tratamiento de agua residual

Perú es un país maravilloso, pero en lo que se refiere a seguridad hídrica es imposible obviar la gran paradoja: somos una potencia mundial en recursos hídricos, pero al mismo tiempo, una gran parte de la población no tiene un acceso constante al agua. El problema es que la falta de suministro de agua domiciliario viene acompañada de deficiencias en el sistema de saneamiento y tratamientos de agua residual.

Las estadísticas de SEDAPAL (Informe Anual del Servicio de Aguas de Lima) informan que sólo en Lima, el 10% de la población vierte sus desechos directamente en el medio ambiente y esta cifra aumenta exponencialmente cuando hablamos de otras regiones más rurales. Lo ideal sería que los entes gubernamentales invirtieran más en el saneamiento, pero hasta que esto no ocurra, existe la opción ideal para el tratamiento de agua residual: El Biodigestor Rotoplas.

Biodigestor Rotoplas

¿Por qué escoger un biodigestor?

Cuando no hay acceso a las redes de alcantarillado y tratamiento de agua residual, existen unas pocas opciones. La más simple también es la más perjudicial, tirar los desechos en la naturaleza resulta contraproducente para todos. A corto plazo puede causar problemas con insectos, malos olores y plagas, además contamina las fuentes de agua superficiales y subterráneas. Esto se traduce en enfermedades como cólera, diarreas, gastroenteritis, entre otras parasitosis y más.

Otras opciones de tratamiento casero de aguas servidas incluyen la instalación de sistemas de tratamiento autónomos, como pozos negros o fosas sépticas. Todo parece estar bien, pero la verdad es que estos sistemas no son eficientes para hacer un tratamiento de las aguas negras, son costosos y pueden tener problemas de construcción, causando derrames y fisuras. Como consecuencia, los desechos se filtran al ambiente sin tratar y se repite el ciclo de contaminación y enfermedad.

La necesidad de implementar un sistema realmente independiente, ecológico, autosustentable y que además fuese eficiente fue lo que hizo posible el desarrollo del Biodigestor Rotoplas. Esta es la verdadera alternativa para el tratamiento primario de aguas residuales. Gracias a sus características el biodigestor es económico, duradero y amable con el medio ambiente, no requiere mantenimiento especializado y es fácil de instalar; por lo que se convierte en una inversión sólida que cuidará la salud de tu familia y de la naturaleza.

Las ventajas del biodigestor Rotoplas

Los biodigestores Rotoplas se encargan de recibir las aguas residuales de la residencia y realiza un tratamiento primario. Primero retiene estos residuos y los degrada en su interior. Todo esto ocurre de forma natural, gracias a una reacción anaeróbica de la materia orgánica. El agua que resulta de este proceso se infiltra en el terreno a través de una zanja de infiltración o un pozo de absorción. El proceso ocurre sin tu intervención y esto en parte es lo que nos ofrece tantos beneficios:

uso de biodigestor para tener agua lipia y saneamiento_ PE_Mesa de trabajo 1

– No requiere electricidad, químicos ni combustible

Funciona por rebalse, sin necesidad de bombas de agua, electricidad ni combustibles. El proceso es natural, ocurre en el interior del tanque gracias a unas bacterias y el efecto de rebalse: a medida que entra agua, va saliendo por otro extremo el agua tratada hacia el campo de infiltración.

– Seguro y resistente

Está hecho para durar varias décadas. Al estar elaborado en polietileno de alta densidad 100% virgen, no hay riesgo de roturas ni derrames.

– Es autolimpiante

Olvídate de contratar personal profesional para la limpieza y mantenimiento de pozos sépticos. El biodigestor está hecho para que cualquier persona pueda hacer su limpieza. Basta con abrir la llave de lodos una o dos veces al año.

– Hay de diferentes capacidades

Podrás escoger el biodigestor que mejor se adapte a las necesidades de tu hogar, en cuanto a número de baños, personas que habitan la vivienda, entre otros. Elige entre un biodigestor de 600L a uno de 7000L.

– Práctico e higiénico

Olvídate de malos olores que se escapan, fugas, plagas e insectos. El biodigestor se cierra de forma hermética, se instala bajo tierra y seguirá haciendo su trabajo silenciosamente.

– Fácil de instalar

Transportar un biodigestor es bien sencillo. Sólo hace falta cavar, colocar, nivelar y conectar. No hay paredes que construir, así que invertirás menos tiempo, personal y dinero en materiales y mano de obra. ¿La mejor parte? Se puede instalar en algunas horas.

Es ecológico

No utiliza químicos para hacer el tratamiento de las aguas negras, sino que aprovecha un proceso natural con bacterias anaerobias. El agua que se devuelve al ambiente está libre de estos desechos orgánicos y no contaminará los mantos freáticos ni las fuentes superficiales de agua.

Biodigestor Rotoplas

Si resides en un espacio donde no hay acceso a los sistemas municipales de tratamiento, no lo dudes más: el biodigestor es la alternativa con la mejor relación de costo y eficiencia. Cuida de tu familia y de tu comunidad con un biodigestor.

 

Conocer Rotoplas, líder en fabricación de tanques industriales

Para la fabricación de tanques industriales, Rotoplas ha sido un líder en el mercado durante más de cuarenta años. El almacenamiento en el campo y la industria requiere de una impecable calidad en la fabricación para mantener la higiene y calidad en alimentos y líquidos, ya que muchas veces son utilizados para consumo. Es por ello que resulta crucial que los tanques utilizados para estos fines sean los mejores y con los más altos estándares.

Los tanques en la industria pueden tener gran cantidad de usos y funciones, por lo que se debe encontrar el más adecuado para lo que se requiere. Son principalmente hechos de polietileno, ya que es un material durable que no fomenta el crecimiento de bacterias, sobre todo si son de color gris o negro. Estos colores, no permiten el paso de los rayos de sol, haciendo que no se genere fotosíntesis en los microorganismos que puedan existir naturalmente en el agua o los alimentos almacenados.

Producción agrícola

La fabricación de tanques industriales es muy variada, por lo que la mejor opción para comenzar es conocer un poco de cada una de las funciones más comunes. De igual forma, se puede pedir una cotización en la sección de agroindustria en la página de Rotoplas.

Tolva Rotoplas

Diferentes funciones de tanques industriales

Hay una gran variedad de tanques industriales con diferentes funciones, que gracias a la tecnología en fabricación, se pueden adaptar a diferentes usos como almacenamiento de agua, alimento o químicos. Muchos de ellos se pueden adaptar para las funciones y requerimientos de cada industria, sobre todo para el uso que se le vaya a dar. Cada industria, cultivo y ganado es diferente, por lo que es importante utilizar el tanque que mejor se adapte a esas necesidades.

  1. Almacenamiento de agua

En la industria, los tanques pueden tener diferentes funciones. Principalmente, los tinacos o tanques de agua tienen la misma función que en las casas—almacenar grandes cantidades de agua—aunque son por lo general de mayor capacidad, dependiendo en dónde se utilicen y sobre todo la función que tendrá esa agua. Este tipo de tanques o tinacos son los más conocidos y tienen la simple función de almacenar agua para uso inmediato. El agua que se utiliza en una fábrica o para bebederos de animales, requiere de este tipo de tanques para mantenerse a la mano.

  1. Transporte de agua y fertilizantes

Este tipo de tanques son muy parecidos a los que se instalan en los techos de las casas (en otros países llamados tinacos), pero no tienen conectores para salida y entrada de agua, simplemente una tapa. Pueden variar de tamaño según se requiera y son muy seguros para transportar agua y fertilizantes. Los diferentes tamaños son muy útiles para también el tipo de transporte que se tenga, de forma que los más pequeños pueden transportarse desde una camioneta de carga, y los más grandes si se utilizará otro transporte más grande.

Estos tanques en el campo también pueden utilizarse para almacenamiento de fertilizantes y melazas. En a fabricación de tanques industriales se utiliza principalmente el polietileno, siendo un material muy durable, que inhibe los rayos ultravioleta del sol, sobre todo si son color gris o negro. Este material también garantiza un agua segura y limpia, además de requerir poco mantenimiento.

  1. Almacenamiento de químicos

La industria química es muy amplia y estas sustancias son muy diversas. Muchas de ellas pueden ser tóxicas para personas o animales y requieren manejarse con extremo cuidado.

Los tanques nodriza son especialmente buenos para esta función. Su forma horizontal los hace muy cómodos para transporte o almacenamiento de químicos o alimentos. Igualmente se fabrican de polietileno de alta calidad, por lo que protegen el interior contra rayos ultravioleta y no fomentan el crecimiento de bacterias. Son fáciles de instalar y de transportar.

  1. Almacenamiento de alimentos, granos, y semillas

Otra función dentro de la fabricación de tanques industriales es el almacenamiento de alimentos. Sobre todo, en la agroindustria, se debe almacenar adecuadamente los diferentes tipos de alimentos para cada tipo de ganado.

Las tolvas son tanques cónicos hechos para contener principalmente sólidos, pero sobre todo disolver, dosificas e incluso, clasificar dichos sólidos. Pueden utilizarse para contener desde semillas, alimento, grano, hasta desechos o piedras. Son equipos multipropósito que son útiles para cualquier industria.

Para el almacenamiento de alimentos, granos, y semillas, se pueden utilizar muchos tipos de tanques, no solamente las tolvas. Realmente lo más importante es analizar la función que se requiere, así como el tipo de alimento o semilla y se puede utilizar un tanque horizontal, vertical o de cualquier otro que facilite el trabajo en la fábrica o granja.

  1. Tanques para pisco y vino

Aunque el pisco y vino pueden considerarse líquidos requieren un tipo de tanque especial y de preferencia no usar el mismo que se utiliza para agua o alimentos. La fabricación de pisco y vino lleva todo un proceso especial que le da un sabor y olor especial, por lo que se requiere que se mantenga hasta su embotellamiento.

Los tanques industriales de Rotoplas se pueden utilizar para mantener las características físicas de estas bebidas, sobre todo su sabor y olor. Para lograrlo, se hacen de color blanco para que no contengan pigmentos que puedan afectar a la bebida, y de polietileno y materiales 100% vírgenes. No se oxidan ni corroen, y logran mantener grandes cantidades de grados de alcohol y productos con densidad de hasta 1.9 kilos sobre decímetros cúbicos. Su diseño permite fácil instalación y equipamiento.

Procesos para tratar el agua: Conoce el biodigestor

Cada vez que usas agua para alguna actividad, se desecha una cantidad igual o similar de agua pero cargada con desechos, detergentes o partículas contaminantes.

Conocidas como aguas residuales domésticas, aguas negras o grises (dependiendo de su origen), deberán recibir algún tratamiento para eliminar esos agentes externos antes de ser devueltas a la naturaleza; así evitar contaminar las fuentes de agua destinadas al consumo humano con bacterias, virus y patógenos, entre otros.

lava inteligente

Para lograr este cometido  existen diversos procesos para tratar el agua.

Si estás conectado a la red de acueducto municipal, las aguas negras corren hasta una planta donde reciben tratamiento y de allí se devuelven al mar. Pero, ¿qué sucede si estás en un lugar muy remoto? En este caso hay algunas alternativas de tratamiento independientes, pero la más ecológica y eficiente es el Biodigestor Rotoplas.

Los procesos para tratar aguas servidas

El tratamiento de las aguas negras no es tan simple como pasarlas por un filtro o un aparato similar. No sólo porque se maneja volúmenes importantes de agua, por lo que un sistema de filtrado y purificación sería ineficiente a nivel de costos, sino porque tienen distintos tipos de sustancias contaminantes que no deben ingresar a la naturaleza.

Podríamos afirmar que los procesos para tratar aguas pueden clasificarse en 3 tipos: físicos, químicos y biológicos. Para poder eliminar los contaminantes de las aguas servidas de forma adecuada, se deben someter a un proceso que comprende tres etapas principales:

  • Tratamiento Primario: se encarga de separar y retener los sólidos suspendidos en el agua. Esto se hace dejando reposar las aguas, pues por acción de la física, los sólidos tienden a separarse y flotar. En las plantas de tratamiento grandes este es un proceso mecánico, que se hace con una máquina que reduce los aceites, grasa, arena otros desechos sólidos.
  • Tratamiento secundario: es el tratamiento biológico de aquellos sólidos de origen orgánico que quedan suspendidos. Para esto se pueden emplear fangos activos, camas de oxidación o reactores biológico, entre otros.
  • Tratamiento terciario: en este paso, una vez los sólidos orgánicos han sido degradados, el agua que queda se filtra y/o desinfecta antes de retornarse a la naturaleza. En las plantas municipales se le añaden químicos a las aguas para eliminar patógenos, minerales y otros.

Aún cuando el tratamiento de aguas servidas se haga de forma autónoma, es importante pasar por estas 3 etapas, pues es la única forma de garantizar que contaminantes y patógenos no se integren a la naturaleza, contaminando las aguas destinadas al consumo humano y causando graves enfermedades.

De hecho, esta es la razón por la que los métodos de tratamiento antiguos resultan ineficientes, pues no son capaces de cumplir con todas las etapas de tratamiento.

Algunos pozos negros y fosas sépticas, por ejemplo, no hacen tratamiento secundario eficiente, sino que se confía en la capacidad de filtrado del terreno y además deben vaciarse cada cierto tiempo con maquinaria especial, lo que termina siendo costoso además de poco amables con el ambiente.

Sólo hay un sistema de tratamiento de aguas residuales autónomo que es capaz de conjugar eficiencia con ecología: el Biodigestor Rotoplas.

El Biodigestor Rotoplas: la opción más eficiente

Un biodigestor Rotoplas es un sistema que hace el tratamiento de las aguas residuales domésticas de forma autónoma y eficiente, que al ser instalado de forma adecuada, es capaz de cumplir con todas las etapas requeridas para tratar las aguas servidas.

Conoce cómo se purifica el agua a través de osmosis inversa-01

El biodigestor Rotoplas es una solución ecológica, eficaz y económica que permitirá resolver el problema de las aguas servidas sin causar un impacto negativo al medio ambiente y a la salud de la comunidad.

El biodigestor retiene las aguas residuales, las encierra dentro del contenedor hermético elaborado en polietileno de alta densidad 100% virgen, que estará bajo tierra (lo que garantizará que no haya fugas ni olores desagradables) y a través de un proceso anaeróbico que implica el trabajo de unas bacterias, se degrada la materia orgánica de forma natural.

No hace falta añadir ningún químico ni hacer ningún otro proceso. El biodigestor se encargará de todo el proceso. Luego se liberan esas aguas tratadas a un terreno a través de una zanja de infiltración, que complementará la última etapa de tratamiento.

Los lodos que se depositan en el biodigestor deberán ser eliminados cada año. Este proceso de mantenimiento no requiere equipo especializado ni personal profesional. Cualquiera puede abrir la llave y hacer el mantenimiento.

Esto es porque una de las características más importantes del biodigestor Rotoplas es ser autolimpiable, lo que te permitirá ahorrar en gastos de mantenimiento adicionales.

El Biodigestor Rotoplas utiliza un proceso 100% natural, en el que no intervienen productos químicos ni se requiere ningún tipo de electricidad o combustible para su funcionamiento.

Esto lo convierte en un producto respetuoso con el medio ambiente, no sólo porque devuelve a la naturaleza el agua sin contaminantes químicos u orgánicos, sino porque es sostenible y completamente autónomo. A diferencia de otros productos, no hace falta tener activadores, químicos ni aceleradores de bacterias.

Si estas en búsqueda de una solución para el tratamiento de aguas residuales que te permita hacer un uso eficiente de tu presupuesto y que funcione de verdad, los biodigestores son justo lo que necesitas.

Además, hay distintos tamaños y capacidades, por lo que será sencillo encontrar uno que responda a tus necesidades particulares. No dudes más: un biodigestor es la opción más responsable con tu comunidad y con la naturaleza.

 

Biodigestor: la opción ideal para el tratamiento de agua residual

El tratamiento de agua residual es la eliminación de impurezas de las aguas que son utilizadas antes de que lleguen a acuíferos o cuerpos de agua naturales como ríos, lagos, estuarios y océanos. Conoce cómo un Biodigestor trata ese tipo de aguas, cuáles son sus características y sus ventajas.

Agua contaminada y agua residuales

El agua se encuentra contaminada cuando contiene suficientes impurezas que la hacen no apta para un uso o para que haya vida en ella.

Biogiestor Rotoplas

La contaminación del agua es causada principalmente por el drenaje de aguas residuales contaminadas en aguas superficiales o subterráneas.

Las aguas residuales son las aguas contaminadas  generadas por la escorrentía del agua de lluvia y las actividades humanas. Por lo general, se clasifica según la forma en que se genera, es decir que pueden ser aguas residuales domésticas, industriales o pluviales.

En el pasado…

Muchas ciudades antiguas tenían sistemas de drenaje, pero estaban destinados principalmente a llevar el agua de lluvia que provenía de techos y aceras. Algunos ejemplos los vemos en los avanzados sistemas de drenaje que existían en la antigua Roma. Pues incluía muchos conductos de superficie que estaban conectados a un gran canal abovedado que fungía como una gran alcantarilla. Con el paso del tiempo, esos sistemas se fueron modificando hasta llegar a innovadoras soluciones como las que tenemos hoy en día.

¿Qué contienen las aguas residuales?

Las aguas residuales contienen una amplia gama de contaminantes. Las cantidades y concentraciones de estas sustancias dependen de su fuente.

desperdicio de agua

Los contaminantes generalmente se clasifican en físicos, químicos y biológicos. Los contaminantes comunes incluyen materiales orgánicos complejos, sustancias químicas, compuestos ricos en nitrógeno y fósforo y organismos patógenos como bacterias, virus y protozoos.

¿Cómo se procesan y tratan las aguas residuales?

Las instalaciones de tratamiento de aguas residuales utilizan procesos físicos, químicos y biológicos para la purificación del agua. Los procesos utilizados en estas instalaciones también se clasifican en preliminares, primarios, secundarios y terciarios. En ellas se eliminan sólidos en suspensión, compuestos orgánicos suspendidos y disueltos.

En las últimas etapas se eliminan los nutrientes y se realiza un proceso de desinfección, que destruye los patógenos restantes.

Durante estos procesos se genera un lodo residual, que se estabiliza, deshidrata y envía por separado a vertederos.

Sin embargo, en muchas localidades no existe acceso al tratamiento de aguas residuales. En estas áreas los biodigestores resuelven los problemas de contaminación.

¿Se pueden obtener recursos de las aguas residuales?

Como adelantamos, las aguas residuales son una mezcla compleja de metales, nutrientes y productos químicos especializados. La recuperación de estos materiales puede servir cómo fertilizante para la tierra.

¿Qué es un Biodigestor?

El Biodigestor es un sistema que permite dar un primer tratamiento las aguas residuales donde no existe acceso a la red municipal de alcantarillado. Actúa por medio de un proceso de digestión anaerobia, por el cual los sólidos orgánicos se descomponen en sustancias, destruyendo los patógenos y facilitando la deshidratación o el secado del lodo. El lodo digerido se emplea como abono para macetas o cultivos.

Biodigestor Rotoplas

Características del Biodigestor Autolimpiable Rotoplas

El Biodigestor Autolimpiable es un sistema para el saneamiento, ideal para viviendas que no cuentan con servicio de drenaje en red.

El sistema recibe las aguas residuales domésticas y realiza un tratamiento primario del agua, favoreciendo el cuidado del medio ambiente y evitando la contaminación de mantos freáticos.

En zonas que cuentan con red de alcantarillado ayuda a que el drenaje se libere evitando su obstrucción y haciendo más rápido el tratamiento posterior del agua.

Se consigue en diferentes capacidades: 600, 1300, 3000, 7000 litros.

Ventajas del Biodigestor Autolimpiable de Rotoplas

Innovación y eficiencia. Su desempeño es superior al de una fosa séptica debido a que realiza un tratamiento primario de las aguas residuales mediante un proceso anaerobio.

Bajo mantenimiento. Es un sistema Autolimpiable, donde al abrir una llave se extraen los lodos residuales. No tiene costo de mantenimiento, no es necesario utilizar equipo especializado para el desazolve.

Amigable con el entorno. Es una solución sustentable, cuida el medio ambiente al prevenir la contaminación de mantos freáticos.

Hermético e higiénico. Construido en una sola pieza evita fugas, olores y agrietamientos. Es ligero y fuerte, ofreciendo una alta resistencia a impactos y a la corrosión.

Funcionamiento y mantenimiento

El Biodigestor Autolimpiable Rotoplas cuenta con un sistema de funcionamiento muy sencillo. El agua entra al tanque por un tubo, El líquido se dirige dentro del tubo hasta el fondo del tanque, donde las bacterias empiezan la descomposición. Luego el agua sube por un segundo tubo y pasa por un filtro, donde los microorganismos adheridos al material filtrante retienen otra parte de la contaminación. Finalmente, el agua tratada sale por un tercer tubo y se descarga en un pozo de absorción o zanja de infiltración según el tipo de suelo.

El mantenimiento del Biodigestor Rotoplas es muy sencillo. Todos los años se debe abrir la válvula para que el lodo acumulado y digerido, fluya al Registro de Lodos. Una vez hecha la purga, cierra la válvula y manténla así hasta el siguiente mantenimiento.

Los lodos son espesos y negros. Esto tardará de 3 a 10 minutos. Si vuelve a salir lodo café, cierra la válvula, esto significa que ya salió todo el lodo digerido.

Se pueden reusar los lodos como abono de plantas o mejorador de suelo siempre que se encuentre seco. Pero recuerda: no se debe reutilizar el lodo para cultivar hortalizas.

Uso de Biodigestor para tener agua limpia y saneamiento

El biodigestor es un sistema de tratamiento de aguas servidas, independiente y sustentable, que se ha convertido en la opción más eficiente, económica y ecológica para el tratamiento de aguas de deshecho. Pero, ¿sabías también que el biodigestor Rotoplas es una herramienta clave para solucionar la crisis del agua limpia y saneamiento ambiental?

El problema del agua limpia y el saneamiento ambiental

El saneamiento ambiental hace referencia a la tecnología que permite eliminar o procesar de forma adecuada e higiénica los desechos humanos. En algunas ciudades esto ocurre en el sistema de alcantarillado y acueductos municipales, que reciben las aguas negras y las procesan antes de devolverlas a la naturaleza; sin embargo, en muchos otros lugares no hay un sistema de alcantarillado y se utilizan sistemas locales.

desperdicio de agua

Se considera que casi 3 billones de personas en el mundo dependen de tecnologías de saneamiento locales, como pozos negros o fosas sépticas, pero la inmensa mayoría sencillamente no dispone de los medios para acceder a estos sistemas básicos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 4.200 millones de personas no cuentan con servicios de saneamiento gestionados de manera segura.

Estos desechos sin procesar se arrojan directamente a la naturaleza. A veces al terreno, otras directo a cuerpos de agua cercanos. Este manejo inadecuado de aguas servidas se traduce en contaminación ambiental, que provoca enfermedades y puede incluso, ocasionar la muerte.

La OMS contabiliza que al menos 1,6 millones de personas mueren todos los años por afecciones causadas por la falta de agua potable y saneamiento básico. La mayoría de estas muertes son de niños menores de 5 años. Asimismo, hay enfermedades como parásitos intestinales, cólera, hepatitis y otras de origen vírico siguen atacando las poblaciones más vulnerables.

Es imposible pensar en solucionar la grave crisis del agua que afecta al mundo entero sin atacar al mismo tiempo el problema del saneamiento ambiental. Los esfuerzos para mantener la integridad de los cuerpos de agua y mejorar el acceso a todas las personas serán en vano a menos que se implementen sistemas para procesar aguas servidas que sean sustentables, económicos y eficientes.

¿Por qué el biodigestor puede ser la respuesta?

Un Biodigestor Rotoplas es un sistema para el tratamiento primario de aguas negras y grises, mediante un proceso de retención y degradación séptica anaeróbica de la materia orgánica. En el interior del Biodigestor Rotoplas cierto tipo de bacterias naturales se reproducen y se encargan de descomponer y degradar los desechos orgánicos. Esto permite que las aguas servidas sean tratadas rápidamente sin usar ningún tipo de químico y sin intervención humana. Es de muy fácil instalación y gracias a su tiempo de vida, resulta una opción muy económica a largo plazo.

biodifestor Rotoplas

Los biodigestores tienen una gran cantidad de beneficios si se comparan con otros sistemas de tratamiento. En primer lugar, son sistemas de procesamiento de aguas servidas que funcionan de manera independiente. No hace falta vaciarlo ni hacerle un mantenimiento periódico como ocurre con las fosas sépticas, tampoco consume ningún tipo de energía para funcionar ni requiere estar conectado a un sistema de alcantarillado. Es completamente autónomo, pero lo mejor es que hace un tratamiento completo de las aguas servidas, por lo que devuelve las aguas residuales al medio ambiente sin contaminar el manto freático y los lodos que pueden resultar del proceso son un excelente abono para las plantas.

Si se analizan las principales características del biodigestor Rotoplas (independiente, autosustentable, ecológico y eficiente), es sencillo notar que es la mejor opción para el tratamiento de aguas residuales en aquellas comunidades en las que no hay forma efectiva de comunicar con un sistema de acueductos, mucho menos su construcción.

Otras opciones como los pozos negros o fosas sépticas requieren una inversión mayor de tiempo, materiales y mano de obra especializada para una correcta construcción, además que no siempre pueden tratar correctamente las aguas negras antes de devolverlas al ambiente. En cambio, el biodigestor no sólo es capaz de eliminar los contaminantes de las aguas servidas, sino que su instalación es rápida y sencilla. Está hecho de una sola pieza, es ligero, resistente y puede ser instalado en pocas horas.

Un Biodigestor Rotoplas puede atender las necesidades de tratamiento de las aguas residuales de familias enteras, dependiendo de la capacidad del sistema adquirido. Los biodigestores pueden ser instalados en red, en caso de que se requiera atender las necesidades de poblaciones mayores; por lo que resulta una inversión inteligente y amable con el medio ambiente.

El cambio es posible. Tenemos el poder de crear un mundo diferente para nosotros y para las generaciones futuras, sólo necesitamos entender que podemos dar el primer paso. Algo tan sencillo como instalar un biodigestor puede tener un impacto positivo en tu comunidad y en el medio ambiente en muy corto plazo. ¡Imagina todo lo que podríamos lograr si cada quien se ocupa de hacer su parte!

¿Cómo aprovechar el Biodigestor Rotoplas en casa?

Un Biodigestor Rotoplas es una solución simple y sencilla para quienes no tienen acceso a las redes de aguas servidas de la ciudad o para complementar estos servicios. Son múltiples las ventajas que este sistema de tratamiento de aguas residuales, por lo que te presentaremos algunas formas de aprovechar su uso en casa. Independiente, eficiente y ecológico, un biodigestor puede mejorar tu estilo de vida y garantizar la salud de tu familia y del medio ambiente.

filtro de agua casero vs un filtro purificador de marca

Aprovechando el Biodigestor Rotoplas

Instalar un Biodigestor Rotoplas en casa te permitirá disfrutar de inmediato de una serie de beneficios que mejorarán tu calidad de vida en corto, mediano y largo plazo. No sólo por sus características y óptimo funcionamiento, sino porque elimina los inconvenientes de otros sistemas de procesamiento de aguas residuales. Para aprovechar todas estas ventajas sólo necesitas ponerte en contacto con nuestros representantes y escoger el modelo que se adapte a tus necesidades.

A corto plazo:

Es una solución discreta y estética

Mientras vives con total normalidad, tu biodigestor está trabajando por tu salud. Los biodigestores Rotoplas se encargan de una tarea poco glamorosa pero muy necesaria. En su interior se hace el tratamiento de las aguas residuales de forma natural, a través de un proceso en el que las bacterias anaeróbicas se encargan de degradar los desechos, creando biogas y lodos inertes que luego podrán usarse como abono para las plantas. Todo esto se hace bajo tierra y sin dejar escapar ningún tipo de olor. La mejor parte es que no requiere mantenimientos especializados periódicos y no estarás en riesgo de que se rebase, colapse o deje escapar malos olores ni gases peligrosos.

Es rápido y económico

Existen otros sistemas de tratamiento de aguas negras, como los pozos negros y fosas sépticas, pero el tiempo de construcción e implementación es muy largo. Como si fuera poco, requieren la compra de una serie de materiales, además de la intervención de un equipo de trabajadores que tengan el conocimiento necesario para construirlo. Esto hace que el costo de estos sistemas se dispare, además que no siempre son eficientes.

Los Biodigestores Rotoplas son sistemas de una sola pieza que se compran y se instalan en muy poco tiempo. Pueden ser instalados por dos personas en pocas horas y puede usarse casi de inmediato. No requiere conocimientos especializados para su implementación y su costo es mucho menor que el de una fosa séptica.

A mediano plazo:

Evita costos de mantenimiento

Los sistemas antiguos de tratamiento de aguas requieren la contratación periódica de personal especializado con equipo pesado para hacer la limpieza y mantenimiento. Si este mantenimiento se retrasa, se corre el peligro de sufrir de desbordamientos, malos olores y contaminación ambiental, además si no se hace de manera correcta, resulta peligroso. Este mantenimiento, que debe hacerse una o dos veces al año, tiene un costo considerable.

El Biodigestor Rotoplas es autolimpiable, por lo que no requiere mantenimiento frecuente. Una vez al año debes abrir la llave para dejar salir los lodos inertes del fondo y listo. Esto puede hacerlo cualquier persona. Más fácil, imposible.

Biodigestor Rotoplas

Evita enfermedades y complicaciones de salud:

El tratamiento adecuado de aguas residuales permite eliminar los elementos patógenos y contaminantes del agua antes de devolverla al medio ambiente. Esto también erradica bacterias y parásitos que podrían ir a parar a fuentes de agua, contaminándolas y exponiendo a los habitantes de la zona (incluyendo tu familia) a sufrir de peligrosas enfermedades gastrointestinales, virus y parásitos que pueden causar la muerte en niños, ancianos y personas inmunodeprimidas.

A largo plazo:

Protege el medio ambiente

Los sistemas de tratamiento de aguas más obsoletos tienden a filtrarse y debilitar sus paredes con el paso de los años y el movimiento de la tierra. Esto quiere decir que los residuos y aguas negras entran en contacto directo con la tierra y fuentes de agua, contaminándola, alterando la flora y fauna. Esto no sólo acaba con la diversidad biológica, imprescindible para el equilibrio ambiental.

Los Biodigestores Rotoplas evitan que virus, bacterias, parásitos y otros elementos nocivos ingresen en los sistemas de agua superficial y subterránea. Esto no sólo mantiene la salud de todos los miembros de la comunidad que pueden usar estas fuentes de agua para el consumo directo o para regar alimentos sembrados, sino que protege el equilibrio natural del medio ambiente.

Larga vida útil

Al estar elaborados con materiales de alta calidad y tecnología de punta, los biodigestores Rotoplas tienen una vida útil de unas cuatro décadas antes de requerir reemplazo y esto también dependerá de su uso, por lo que este periodo de vida podría extenderse un poco más. Es una inversión sólida para mantener unas condiciones sanitarias adecuadas para proteger la salud de tu familia y garantizar el equilibrio biológico medioambiental, todo mientras ahorras dinero y tiempo. No hay excusas para quedarse en el pasado: un biodigestor Rotoplas es justo lo que necesitas.